F.A.Q.

Odio esta sección. No sabía por dónde empezar a escribir y, al final, he optado por dejar la mente en blanco y ponerme a teclear a lo Jerry Lewis en Lío en los grandes almacenes. Al rato, me he cansado de hacer el idiota y he encendido mi ordenador para escribir esto.

No obstante, quiero pensar que la mayoría de las personas que entra en este apartado de preguntas frecuentes lo hace simplemente para comprobar si he colgado una foto de mi careto y, al ver que no es así, no sigue leyendo. Esto es lo único que me tranquiliza. ¡Fus, fus, marchaos!

¿Seguís ahí?

Mierda.

¿De qué va este sitio?

La idea del blog es hablar sobre cine, cómics, videojuegos, libros y otros intereses a los que he dedicado más o menos tiempo en algún momento de mi vida. En ocasiones, escribo reseñas; y otras veces, largos resúmenes que ponen a prueba la resistencia del lector. En todo caso, procuro escribir con sentido del humor. No es el caso de este F.A.Q.

¿Quién eres tú?

Mi verdadero nombre no puede leerse sin perder la cordura, pero se me conoce como el Tipo de la Brocha. Nacía a principios de los ochenta y tengo un trabajo alienante y desesperanzador. Escribir aquí evita que alquile un helicóptero y lo estrelle contra la Puerta del Sol.

Por lo demás, quizá te interese saber que antes colaboraba en ion litio. Allí mis artículos los escribían monos amaestrados a cambio de plátanos, y aquí utilizo cucarachas mutantes que se alimentan de la propia basura que escriben. Es el ciclo de la vida.

¿Se gana mucho con un blog?

Sí, claro. Aprendes bastante investigando y documentándote sobre según qué temas, mejoras tu forma de escribir, conoces gente interesante...

Oh, ¿hablábamos de dinero? Entonces la respuesta es un rotundo NO. Salvo que insertes publicidad, claro, en cuyo caso puede que saques algunos céntimos. Intenta fundar un imperio con eso.

¿Por qué no actualizas a diario?

Porque tengo una vida, y gran parte de mi tiempo lo paso trabajando, que es lo que me da de comer. En otras palabras: el ritmo de actualización es el que puedo permitirme sin mezclar Coca Cola con café instantáneo. Escribir artículos de entre 700 y 3.000 palabras lleva su tiempo.

¿Cómo puedo contactar contigo?

¿Has probado en la página de contacto? ¡Envíame un e-mail!

También puedes decirme lo que quieras por Twitter dirigiéndote a @TipodelaBrocha, aunque es probable que tarde en responderte. Eso no significa que te odie.

Te he pedido que comentases una película/videojuego/libro/loquesea por e-mail y no lo has hecho. ¿Eres idiota?

Procuro atender todas las peticiones que me llegan, siempre que esté a mi alcance y me salga muy barato. Sin embargo, la lista de entradas pendientes es muy larga, así que puedo tardar meses en escribir sobre lo que otros quieren. Hay que ser paciente.