26 de marzo de 2012

15 momentos memorables de Dragon Ball


Dudo que haya alguien de mi quinta que no siguiera la serie de Bola de Dragón en televisión. O al menos que no la siguiera hasta que terminó la saga de Freezer, que es cuando muchos notamos que la cosa empezaba a flojear.

Pese a la censura y un doblaje al castellano para el que la fidelidad al guión original era solo una opción, yo disfruté como cualquier hijo del vecino de las aventuras animadas de Son Goku y sus amigos. También coleccioné parte de la Serie Blanca y de la Serie Roja, y, aunque acabase con algunos números repetidos, me compré igualmente los 42 tomos recopilatorios que publicó Planeta DeAgostini en la década de los noventa.  Ya más recientemente, incluso he vuelto a ver la serie en DVD y a leerme el manga en su edición Kazenban.

Con semejantes antecedentes, no os extrañará que en su día me supiera hasta el nombre del jabalí alado que utilizaban Ten Shin Han y Chaoz para estafar a la gente antes de incorporarse a las filas de los buenos.

Así pues, para dar muestra de mi demencial fascinación por la serie, me he propuesto escribir no uno, sino dos artículos, recopilando algunos de sus mejores momentos.

22 de marzo de 2012

Blueberry: El caballo de hierro


Después de repasar el ciclo de Las primeras guerras indias y El hombre de la estrella de plata, y casualmente a menos de dos semanas del fallecimiento del último de los creadores de Blueberry, continuamos nuestra lectura de la serie del popular teniente norteamericano en estricto orden cronológico, porque en este blog, si algo respetamos, es el orden. La muerte y la cordura, en cambio, son opcionales.

Así pues, hoy os traigo el ciclo de El caballo de hierro, integrado por cuatro números: El caballo de hierro, El hombre del puño de acero, La pista de los sioux y El general "Cabellos Rubios".

Al hablar de una historia que abarca varios volúmenes, comprenderéis que para mí sea bastante complicado mantenerme sobrio hasta el final y, lo que es más importante, no destriparos la trama de arriba a abajo, pero procuraré no entrar demasiado en detalles.

19 de marzo de 2012

En la cuerda floja (1984)

En la cuerda floja... Disculpad de antemano el chiste fácil, pero para floja la película. Y mirad que me gusta Clint Eastwood como actor, pese a sus muchas veces criticado hieratismo. Tengo todas las películas que ha protagonizado desde que rodó La trilogía del dólar (y también alguna anterior, como Tarántula, aunque Eastwood ni siquiera figure en los créditos) y me habré visto cada una de ellas como mínimo dos veces. Sí, incluso Los puentes de Madison. Estoy de acuerdo en que no es el tipo de peli que me alegra el día, pero a las señoritas suele gustarles y en mi filmoteca no hay mucho más donde elegir si quieren pasar una tarde de sofá y arrumacos. Las otras opciones que se me ocurren son Atrapado en el tiempo y Los locos del Cannonball, y con la segunda me da en la nariz que ya me estoy arriesgando demasiado.

En el filme, Clint interpreta a Wes Block, un policía divorciado y padre de dos hijas (la mayor de ellas su hija en la vida real, Alison Eastwood), que investiga una serie de crímenes sexuales a la vez que él mismo da rienda suelta a su lado más perverso, manteniendo relaciones con prostitutas y strippers que acaban sumándose a la pila de víctimas y acercando al asesino poco a poco a su círculo familiar.

Suena interesante, ¿verdad? Pues no lo es.

15 de marzo de 2012

Risketos Ninja

No, en serio, ¿Risketos Ninja? ¿Esta es la nueva marca de Risi? ¿Acaso no se les ocurría una combinación más improbable de palabras?

Las Tortugas Ninja tenían un pase, porque al menos las tortugas son seres vivos, tienen articulaciones y es un concepto gracioso en sí mismo; e incluso puedo tragarme lo de los trogloditas ninja pese a ser una auténtica aberración anacrónica. Pero los Risketos son solo un aperitivo. Con regusto aceitoso y colorante naranja como para embadurnar entero a un elefante; pero aperitivo al fin y al cabo. Y un aperitivo no puede ser ninja. ¿Cómo van a matarte unos Risketos con sigilo, si ni siquiera pueden acercársete a menos de tres kilómetros sin que los huelas?

Para que veáis hasta qué punto me he visto afectado por este lanzamiento, os confesaré que no pensaba publicar ninguna entrada hasta el lunes que viene; pero la existencia de los Risketos Ninja, su solo nombre, me provoca ebullición cerebral.

12 de marzo de 2012

Top 5: Dúos musicales


¡Entrada musical! ¡Hurra! Como sabéis, no publicaba una desde el mal trago de The very best of David Hasselhoff, y para compensarme por hacerme escuchar semejante despropósito de disco, esta vez me he decidido por escribir un top 5 de duetos. No me preguntéis por el criterio que he utilizado para elegirlos, porque la respuesta pasa por un bar irlandés y varias jarras de Guinness.

8 de marzo de 2012

Spartacus: Sangre y arena

Un hombre sabio dijo una vez: "No me gusta la arena. Es tosca, áspera e irritante, y se te mete por doquier".

Bueno, en realidad, no lo dijo un hombre sabio, sino Hayden Christensen en El ataque de los clones, y es una de las peores líneas de diálogo concebidas por George Lucas en su descenso al inframundo. La frase ni siquiera me sirve para apañar una introducción medio decente con la que empezar a hablar de la serie sobre la que trata esta entrada. Sinceramente, no sé en qué estaba pensando; quiero decir aparte de en arena y actores fracasados que confiaron en que alcanzarían la fama vistiendo de negro, cogiendo rabietas y haciendo pucheros.

Pero me estoy desviando del tema.

Spartacus: Sangre y arena es una de las series de televisión más entretenidas que he tenido el gusto de ver en el último año. Es cierto que no he visto más que tres o cuatro, porque gran parte de mi tiempo libre lo dedico a escribir estas y otras tonterías y a hacer malabares con mandarinas; pero lo importante aquí es que, mientras ordenaba las estanterías, se me ha caído la caja de la primera temporada de Spartacus en la cabeza. Indudablemente, se trata de una señal divina para que hable sobre esta producción de Starz. O quizá solo soy muy torpe; pero, vamos, no es que ningún dios en el que podáis creer tenga mejores cosas que hacer que dejarme caer un pack de DVD encima.

5 de marzo de 2012

Joe & Mac: Caveman Ninja


Me encantan los videojuegos de las máquinas recreativas, sobre todo los que tienen argumentos que no valdrían ni para una película de serie B. El título de hoy es un buen ejemplo de ello.

Joe y Mac son dos cavernícolas ninja (tendremos que fiarnos del título) que llevan una vida de ensueño disfrutando de los pequeños placeres que les ofrece el mundo prehistórico. Participan en derbies de demolición con dinosaurios, planean en pterodáctilo y, lo que es más importante, bajo esas faldas confeccionadas con hojas, sus partes pudendas cuelgan libres y desahogadas. Qué envidia, ¿verdad?

Sin embargo, la plácida existencia de nuestros amigos se ve interrumpida bruscamente cuando, un grupo de neandertales invade su choza con nocturnidad y alevosía, y secuestra a sus mujeres, que, por cierto, son más de dos, porque por aquel entonces la poligamia estaba bien vista.

No hagáis preguntas y adivinad a quiénes les toca traer a las chicas de vuelta a casa.