6 de diciembre de 2012

Masters of the Universe #6 - Orko

¿Os acordáis de Orko, "simpático mago y pequeño diablo"? Al ver la portada de este número de Masters del Universo, el sexto de esta colección, mi primera sensación fue de emoción e ilusión azucarada.

Orko era el alivio cómico de una serie de la televisión en la que todos los personajes lo eran a su manera y, en su día, fue uno de mis personajes favoritos. El muñeco de Mattel de mediados de los ochenta también estaba entre mis juguetes preferidos; le podías dar cuerda para que zanganease por el suelo, tenía un sombrero de quita y pon, y venía con unas fichas de Parchís con adhesivos de los personajes que servían para hacer un truco de magia que recuerdo muy vagamente. Ya no soy capaz de explicar él porqué, pero todo eso me fascinaba. Quizá la planta de productos químicos que había en frente de casa tuviera algo que ver.

Sin embargo, el recelo no tardó en reemplazar a la ilusión. Alivio cómico es una expresión que causa pavor cuando te alcanza la adolescencia y empiezas a desarrollar el sentido del ridículo, y en la edad adulta, suele ser sinónimo de jodido desastre.

Experimenté esas dos sensaciones en el tiempo que tardé en introducir mis datos de facturación en la página de ComiXology y comprar el cómic. Al terminar de tramitar el pedido, llegué a la conclusión de que no merecía la pena dar más vueltas al asunto hasta haber leído el número y que haría mejor en invertir mi energía en prepararme un ponche de huevo mientras se cargaban las páginas. El ponche de huevo es muy navideño y ya sabéis qué época se acerca.

Regresé de la cocina con el cóctel, y me concentré en la lectura. La portada, un primer plano de Orko con dos caras, era bastante intrigante y me hice mis propias ideas sobre el argumento antes de ver siquiera la primera viñeta, aunque ninguna de esas elucubraciones resultó acertada. En mi defensa diré que algunas de esas ideas incluían robots dinosaurios, así que mis apuestas eran altas.

Este no es un cómic sobre el que pueda escribir una recapitulación al uso, porque lo que han hecho Jeff Parker y Christopher Gugliotti con este número no se parece a nada que haya visto antes en los Masters del Universo, ni a nada que esperase ver sin inducirme estados de catarsis psicotrópica.

La historia, no obstante, comienza con más normalidad que cualquiera de las cinco anteriores: con un anabolizado He-Man cabalgando a lomos de Battle Cat hacia el Castillo Grayskull en lo que promete ser el inicio de una nueva y emocionante gesta heroica.

Fue aquí cuando pensé que este podía ser el primer número en recuperar el tono de los cómics que las editoriales Star y DC publicaron en los años ochenta. Nada de personajes que no conoce ni Cristo, ni historias de terror, ni aires de serie negra, solo una inocente aventura al estilo de los dibujos de los fines se semana.

Un bárbaro montado en un tigre verde. Lo normal.

Dentro del Castillo Grayskull, He-Man encuentra a la Hechicera intentando controlar las fuerzas desencadenadas por el Cráneo del Gigante Morgog, un, eeh, cráneo gigante que el campeón de Eternia ha recuperado recientemente de la Montaña de la Serpiente, para evitar que Skeletor lo emplee en sus malévolos planes de defraudar a Hacienda y enviar correos masivos tipo spam.

La Hechicera dice que está liberando el Cráneo del Gigante de sus poderes malignos para poder utilizarlo con fines benéficos. Y, naturalmente, no se le ocurre pensar que trastear con un objeto con un nombre tan ominoso ocupa el primer puesto de la lista de malas ideas del día.

En esas estamos cuando Orko, mago y bufón de la corte, se asoma desde una de las cuencas del cráneo y, muy en la línea de los dibujos animados de Filmation, desestabiliza el hechizo con nefastas consecuencias. Ya sabéis, el mundo arcano es así; unas veces solo son un par de huevos rotos, y otras, un mogollón de dimensiones colapsan en un mismo punto y se monta la de Dios es Cristo.

Como diría Steve Urkel: "¿He sido yoooo?".

Sin embargo, el efecto inmediato que produce esta intromisión es sorprendentemente positivo, porque, sin necesidad de levantar una espada mágica ni de decir "tararí que te vi", Orko se transforma en ¡Or-Man!, el bufón más poderoso del Universo.

No suena tan mal, ¿verdad?

El problema es que ahí acaba todo lo bueno de este estropicio cósmico, y en un abrir y cerrar de ojos, la energía del cráneo comienza a rasgar el frágil tejido de la realidad, lo que para empezar significa que ahora He-Man es un enano cabezón con voz de pito y la Hechicera no puede controlar sus cambios de forma.

Dree Elle va a gozar.

A partir de este punto, el cómic se convierte en un delirio visual que tiene como hilo el enfrentamiento entre los Guerreros Heroicos y las Fuerzas del Mal, comandadas por un Skeletor pletórico que no duda en alardear y comportarse como el gran ególatra incompetente que siempre fue.

La realidad se altera cada pocas viñetas y tan pronto Man-E-Faces imita al Caballero Oscuro, como Skeletor se traviste de pirata submarino. Es mejor que lo veáis por vosotros mismos:

Beast Man, Evil-Lyn, Skeletor, Trap Jaw, Panthor, Stinkor y… ¿Navi?

El de la cabeza de elefante era así antes de que la realidad se viese alterada.

♪ Vive en una piña debajo del mar… ¡Skeletor! ♪

Me pareció ver dos lindos gatitos.

Paku-paku.

Es una locura difícil de describir, pero resulta tremendamente original. Me recordó al pintoresco y estrambótico desenlace de Batman contra La Masa, y también tiene un poco de la Cosa del Pantano de Alan Moore, en el sentido de que desprende cierto aroma a tortilla de setas alucinógenas.

Finalmente, siguiendo las instrucciones de la Hechicera, que en un instante pasa de ser una marioneta a una fotocopia de Jessica Rabbit, Orko alza la Espada de Poder y, pronunciando el encantamiento oportuno ("¡¡¡YO TENGO -temporalmente- EL PODER!!!"), descarga la hoja mística contra el Cráneo Gigante de Morgog, destrozándolo y devolviendo Eternia a la normalidad.

Orko ya sostuvo la Espada de Poder y soñó con ser tan poderoso como He-Man en el cómic de 1986 titulado El jardín del mal.

Los Guerreros Heroicos y las Fuerzas del Mal prosiguen su combate como si nada hubiera sucedido y, colorín colorado, este cuento se ha acabado.

A pesar de que en los foros especializados, no faltan los lectores que ponen este cómic a caer de un burro, yo, como la inmensa mayoría, lo encuentro hilarante. ¿Es infantil? Tal vez, pero también deliciosamente absurdo y, sobre todo, único.

Además, ¿cuál era la alternativa? ¿Hacer de Orko un personaje serio? Es el payaso de la corte, no tiene piernas, flota en el aire, lleva un sombrero puntiagudo y la única razón por la que se llama Orko y no Gorpo es porque una G en su túnica hubiera exigido a Filmation hacer algo más que girar las láminas de personajes cuando querían que el dibujo mirase a otro lado.

Esta clase de acción delirante es exactamente lo que se espera de él, y quien quiera una versión más adulta y oscura que la escriba él mismo.

Oh, ¿y he dicho ya que el cómic también incluye un homenaje a Calvin y Hobbes? Sencillamente genial.

10 comentarios :

  1. Artisticamente mola mucho este comic.

    Orko también era uno de mis muñecos favoritos hasta que lo robaron, hace unos años me lo compre por ebay.

    ResponderEliminar
  2. Soy el único que se pregunta que ha pasado con la cabeza de Morgog? Debia haber pasado algo asi:

    Enemigo Invencible: Morgog, ha llegado tu hora!

    SCHWING, le corta la cabeza.

    Skeletor: Quiero su cabeza como recuerdo.

    Enemigo Invencible: Eh, jefe... no la encuentro.

    Skeletor: Bueno, ya aparecera.

    100 años despues (porque entendamos, ahora es un cráneo, todo peladito, nada de carne putrefacta ni mal olor)...

    Hechicera: Lalala, bumbumbum... Oh! Que es esto? Acaso es el cráneo de Morgog?


    Saludos desde el país numero 102 en la escala de corrupcion mundial (hemos bajado 2 puestos), Argentina.

    ResponderEliminar
  3. El mejor comic de la saga sin duda alguna, me dan ganas de comprarlo y todo. Los homenajes visuales a todo bicho viviente lo convierten en un comic de culto.

    ResponderEliminar
  4. Y yo pesando que iban a explicarnos el tragico pasado fe orko

    ResponderEliminar
  5. Habia oido que en su mundo de origen Orko es uno de los magos mas poderosos que existen pero debido a la magia ambiental de Eternia o algo asi su magia no funciona bien y se vuelve torpe.

    La portada con Orko teniendo un aspecto realista y serio en un lado y en la otra viendose al Orko clasico y torpe me hizo pensar que el comic nos iba a presentar al 'autentico' Orko y la tragedia que le supone estar en Eternia donde queda reducido a un chiste.

    Seguramente muchos de los que vieron la portada pensaron lo mismo y por eso han puesto el comic a parir.

    ResponderEliminar
  6. es q despues de todo, es Orko, no puede ser serio.... perdería su escencia.....

    y me uno al resto, tmb era mi personaje favorito de he-man
    ser el alivio comico donde practicamente todo era pseudo homoerotico, realmente era un alivio.....

    ResponderEliminar
  7. Ese Skeletor a lo Bob Sponja me ha matado XD.

    ResponderEliminar
  8. Vladek: Yo solo conservo el muñeco, sin accesorios, y tiene las orejas mordisqueadas. Da bastante pena.

    Bizarro: Me fascina que en tu historia, Skeletor tenga más de 100 años. No hay muchas versiones de los Masters en las que esa cantidad encaje, quizá en la de los primeros minicómics.

    Doctor Müller: Tanto como de culto, no sé. Pero está bien.

    Anónimo: Tu gozo en un pozo.

    Anónimo: Oíste bien. En Trolla, Orko lo peta.

    Esa idea que mencionas es una de las que yo mismo me planteé al ver la portada.

    Millus: Que conste que no descarto que pudiera tener sus momentos dramáticos, pero, en esencia, Orko es y debe ser un personaje cómico.

    Victor: Apenas sé nada de Bon Esponja e incluso a mí me mata.

    ResponderEliminar
  9. Yo fliparía si la Hechicera hubises sido como Jessica Rabbit. Sería mi caricatura favorita por otros motivos, supongo que me tendré que conformar con la Hechicera de Dragon's Crown.

    Un número genial muy al estilo de Teen Titans o de Ultimate Spider-Man. Un alivio a tanta historia oscura.

    ResponderEliminar
  10. Este comic si que es muy original, de hecho creo que es de los mejores de esta serie. A mi me ha gustado mucho.
    Mola el dibujo de Or-Man pero el bufón más poderoso del universo para mi siempre será George Bush.

    ResponderEliminar